“La comida hervida es la vida, la comida asada es la muerte” – Levi Strauss (Lo crudo y lo cocido, 1964).

Podemos rastrear calderos y ollas en la historia y la mitología: el caldero ritual de Gundestrup, el caldero regenerador del druida Dadga de los celtas, el caldero de la diosa blanca Ceridwen, el caldero mágico del rey Arturo, todas las ollas usadas por los chamanes y las brujas, el caldero de la vida eterna o el caldo primigenio de la vida.

Adjuntamos la imagen de las lentejas con chorizo que estamos haciendo para invocar al invierno.


Podemos cocinar un minestrone italiano, un cocido español, un curry indio, una cataplana portuguesa, una feijoada brasileña, un tajine marroquí, un ramen japonés o una cassoulet francesa. También cazuela de mondongo o de lentejas, puchero o estofado criollo.


Así nos imaginamos Garage Gourmet edición “Ollas del mundo”. Todos alrededor del fuego disfrutando de poder salir en invierno. Degustando también un vino caliente como se toma en los inviernos del norte o un chocolate hirviendo con especias.

 

9 y 10 de junio en Espacio de Arte Contemporáneo