cinco − cuatro =

uno × tres =

Como recibir el año nuevo chino 2019

El 5 de febrero, se celebra en China -y en toda la diáspora alrededor del mundo- el Año Nuevo chino o Fiesta de la Primavera ( (春节, Chūnjié)); la festividad tradicional más importante del calendario chino, “cerdo” en esta oportunidad.

Entre todas las tradiciones para estos 15 días que duran los festejos, se encuentran ciertos platos típicos, en los que importan los alimentos por su simbolismos y las formas de prepararlo y servirlo, para tener muy buena suerte en el nuevo año.
Se acostumbra que la noche anterior -hoy- se realice una gran comida familiar -Twan Yuan Fan-, que significa cena de la reunión. Al finalizar, se tiran una gran cantidad de fuegos artificiales para ahuyentar a los malos espíritus.

Los platos se sirven en una mesa redonda, que significa perfección y eternidad. La legumbre del año -cocida con sus propias raíces-, el infaltable pescado -que aumenta la prosperidad- jiaozi o gyozas -raviol tipo empanadita, que simboliza la riqueza-, piña tropical -presente en el cerdo agridulce-, rábano blanco o daikon -que atrae la buena fortuna-, rollitos de primavera -riqueza-, bolitas de arroz dulce -que representan la unión familiar- y pastel de arroz glutinoso -para un ingreso y una posición más alta-.

 


La comida, -en todas las culturas- posee un gran simbolismo y un increíble poder para reunirnos en torno a ella. Una excusa para celebrar la vida, y conectar con nuestros seres queridos.


 

La leyenda

Había una bestia llamada Nián, feroz y cruel, que vivía en las profundas aguas del mar. Tenía un cuerpo extraño, pues se asemejaba al de un toro, pero su cabeza era como la de un león. Cuando llegaba el invierno, ante la escasez de comida, salía de su escondite e invadía las aldeas para devorar el ganado, arrasando los cultivos de los habitantes. Un día, Nian se asustó al entrar en una casa y ver una pieza de ropa roja que colgaba en la entrada de la casa, en la que había un brillante destello de luz, por lo que la bestia, asustada, salió corriendo y huyó. Los habitantes se dieron cuenta de que la mejor forma de ahuyentar a este monstruo era poniendo algo rojo en la entrada de las casas, con mucha luz o fuego y con ruidos estremecedores. Desde aquel momento, la gente pega tiras de papel rojo en las puertas de sus casas para ahuyentarlo durante la Fiesta de la Primavera, así como farolillos rojos, que se cuelgan por todos lados.

Representación de Nian

Representación de Nian

Algunos rituales para atraer fortuna

“Barriendo al año viejo”: La gente limpia sus casas con escobas viejas que luego se tiran a la basura simbolizando el cambio de ciclo.
Carteles rojos: Se cuelgan carteles rojos con versos poéticos en sus puertas.
Árbol de los Deseos: representa un árbol en donde la gente coloca sobres con sus sueños y deseos para que se cumplan.
Sobres rojos con dinero: Se regalan sobres con dinero a las personas, que significan prosperidad.

Empanaditas chinas (Jiǎozi)

Para la masa:

  • 3 tazas de harina
  • Una taza y media de agua
  • Una pizca de sal

Para el relleno:

  • 200 gr. de carne picada mixta
    (de cerdo y de ternera)
  • 1 cebolla picada
  • 1/2 taza de repollo picado
  • 2 champiñones picados (opcional)
  • 1 huevo
  • 1 trozo de jengibre picado
  • 1 ajo picado
  • Aceite de sésamo
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de vino de arroz
  • 1 cucharadita de harina de maíz
  • 1 pizca de azúcar
  • Sal y pimienta

Preparación:

Mezcle bien la harina con el agua y la sal hasta conseguir una masa homogénea. Divida la masa en trozos pequeños. Espolvoree una superficie lisa con harina para confeccionar los ravioles chines. Use un rodillo para aplastar los trozos de masa formando un círculo fino y uniforme. Reserve.

Trocee bien todos los ingredientes y añadirlos a la carne picada en un cuenco grande. Añada el huevo y mezclar con fuerza. Después de haber hecho una primera mezcla, incorpore el resto de los ingredientes: el aceite de sésamo, la salsa de soja, el vino de arroz, la harina de maíz, el azúcar, la sal y una pizca de pimienta. Mezcle bien hasta conseguir una pasta uniforme. Prepare la masa de los ravioles chinos, un recipiente con un poco de agua para pegar los bordes de la masa y una superficie plana enharinada para ir colocando los ravioles ya hechos. Para envolver el ravioli sujete la masa en la palma o en el hueco de la mano, ponga el relleno en una cantidad suficiente, aunque no excesiva, moje los bordes del ravioli con agua, doblelo en forma de media luna y dele forma plegándolo. Reserve. Cuando ya estén hechos, hay que cocerlos en abundante agua hirviendo, una vez floten y se arruguen, se pueden sacar uno para comprobar la cocción y añadir repetidamente agua fría para que vuelva a hervir con nuevos ravioles chinos. Suelen acompañarse con vinagre chino o con salsa de soja, un poco de pimentón picante y ajo picado.

Receta: confuciomag.com