2 × cuatro =

En el libro conservas proponemos guardar los mejores productos de cada temporada; las estaciones del año nos proveen de lo que necesitamos. Durante el verano crecieron las Cucurbitáceas y, ahora en otoño, abundan en puestos, ferias y nuestras cocinas los zapallos y calabazas. ¿Qué mejor que preparlos en almíbar con cal?

Ingredientes:
1 y 1⁄2 kg de zapallo o calabaza 
100 g de cal viva 
3 y 1⁄2 l de agua 
1 l de agua 
1 kg de azúcar 
1 chaucha de vainilla 

Elaboración:
1. Pelar y limpiar el zapallo, quitando cáscara y semillas. 
2. Cortar en cubos de 2 cm. 
3. Disponer en recipiente grande con 3 y 1⁄2 l de agua y la cal viva y dejar en remojo durante 24 h. La cal (óxido de calcio) es corrosiva o cáustica para la piel, por lo que debe manipularse con guantes y manteniendo la cara alejada.
4. Lavar muy bien los cubos de zapallo hasta sacarle cualquier resto de cal viva.
5. Colocar 1 l de agua, el azúcar y la chaucha de vainilla abierta en una olla y hervir por 10 minutos.
6. Incorporar los cubos de zapallo y cocinar a fuego suave hasta que estén transparentes. Es posible hacerlo en varias horas —o de un día para el otro—, apagando y prendiendo el fuego para que se enfríe por completo antes de seguir cocinando.
7. Envasar y esterilizar.