16 − quince =

GLÜHWEIN — (ALEMANIA) 

Solsticio de invierno, el fenómeno astronómico que da inicio a la estación más fría del año. Por eso compartimos esta receta del libro #OLLAS, que resulta ideal para combatir el frío o para celebrar la noche de San Juan.


Se trata de una preparación típica de los mercados, ferias navideñas e inviernos del norte y que también tiene una olla como protagonista. El vino se macera y calienta con especias para mantener el cuerpo caliente, una costumbre que se remonta a tiempos de los antiguos romanos. Se toma en varios países europeos bajo diferentes nombres, pero otro quizá tan conocido como el glühwein alemán sea el glögg escandinavo, que se sirve con frutos secos en el fondo del vaso. 

Ingredientes:

1 l de vino tinto
2 ramas de canela
6-8 clavos de olor
2-3 estrellas de anís estrellados 6-8 vainas de cardamomo
2 hojas de laurel
1 pizca de nuez moscada Cáscara de 1⁄2 limón
Cáscara de 1⁄2 naranja
1⁄2 t de azúcar —o cantidad a gusto 

Elaboración:

1. Colocar las especias en una olla a fuego bajo hasta que comiencen a tostarse y desprender aroma.
2. Incorporar el azúcar y un pequeño chorro de vino, revolviendo para que se disuelva.
3. Agregar el resto del vino, mezclando bien. Calentar a media temperatura —sin que llegue a hervir— durante 20 o 30 minutos.
4. Colar para retirar las especias y envasar en botellas decorativas o servir directamente en vasos individuales. Se pueden colocar frutos secos —nueces, almendras, pasas de uva— en el fondo del vaso para comerlos completamente embebidos una vez que se ha tomado el vino.
5. Es posible macerar el vino con las especias durante la noche anterior y calentarlo recién al momento de tomarlo.

*Todas las especias puras y mezclas que usamos son de nuestros amigos de Samud: Sabores del Mundo