10 − diez =

1 × 1 =

La olla

El descubrimiento y desarrollo de la alfarería surgió en el neolítico, y aunque ya se utilizaba la cerámica para hacer pequeñas figuras, no fue hasta esta época en que se empezó a moldear para formar cuencos y ollas -para cocinar los alimentos y mejorar su digestibilidad y la absorción de los nutrientes-. Luego, en la era de los metales, fueron forjadas en hierro y cobre. Preciados objetos que eran cuidadosamente manipulados, transportados y hasta heredados cuando sus dueños perecían. Desde el inicio se utilizaron para cocinar los alimentos en agua, y debido a los cambios que sufría la materia sumergida en ellas, representaron las transformaciones ontológicas como la resurrección, la regeneración, la inmunidad y la vida.

El caldo primigenio fue el que propició el nacimiento de la vida. El caldo casero -y toda comida de olla- nos cura las dolencias físicas y anímicas. Las ollas siguen produciendo cierta magia.

Hoy en día existen cientos de diseños y materiales pero la lógica es la misma y, aunque los rápidos adelantos tecnológicos producen constantemente cierto adormecimiento del asombro y normalización de los distintos hitos que nos hicieron humanos, las ollas siguen contando con una fuerte carga simbólica. Aún conservan el sabor de la cocina ancestral. Nos sentimos conectados y parte de un hogar cuando vemos una olla sobre un fuego. Por esto -y mucho más- las ollas y su comida poderosa nos convocan nuevamente.

Ollas del mundo

Cada cultura desarrolló tradicionalmente su comida de olla y existen tantas variantes como familias o individuos. Pero todas se caracterizan por ser poderosas para sobrevivir los crudos inviernos: proteínas, materias grasas, legumbres, hortalizas, hierbas y especias. Esta variedad es la que buscamos celebrar en “Ollas del mundo” este 1 y 2 de junio en el Espacio de Arte Contemporáneo. Ollas para venir a disfrutar o llevarse, para inspirarse o sacar ideas, para compartir y rememorar viejas preparaciones familiares. También habrá otros platos o preparaciones más fáciles de consumir, al igual que postres y bebidas. La idea es celebrar el invierno, salir en la época más fría del año y reunirnos en torno a una olla.

Los platos

Buseca criolla, locro argentino, bœuf bourguignon francés, pollo tailandés, estofado de jabalí, frijoles de olla mexicanos, rogan josh curry de cordero indio, cazuela y curry de garbanzos, cruzado de pollo y res venezolano, daube provenzal, guiso de porotos blancos, lentejas vegetarianas y mucho más. Acompañado de otras propuestas como hamburguesas, carnes asadas, platos veganos, postres, cervezas artesanales, vinos nacionales, kombucha y otros fermentados. También un mercado para abastecerse con productos de primera calidad -aceites, quesos, frutos secos, productos orgánicos, licores, especias-; plantas, plantines e implementos para el huerto. Música en vivo, talleres , charlas y actividades para niños.

Garage Gourmet

Es una forma de posicionarse frente al alimento. Busca difundir y contagiar las ganas de cocinar y disfrutar comida casera, rescatando y revalorizando -en esta ocasión- la poderosa y democrática comida de olla. La que nos transporta a otras partes del mundo o la que nos rememora nuestra infancia. Acompañanos a celebrar el invierno comiendo rico, caliente y variado.

Garage Gourmet nace a fines de 2017 como una plataforma de difusión y creación de contenidos gastronómicos en multiformato. Un formato virtual a través del portal web (garagegourmet.uy) y los perfiles en las redes sociales; y otro físico a través de las ferias y eventos gastronómicos, de los cuales “Ollas del mundo” en el mes de junio y “Picnic en el Botánico” en setiembre son los que han contado con mayor personalidad y concurrencia de público. Se trata de ferias gastronómicas con productos y propuestas seleccionadas, muchos de producción orgánica, artesanal y casera, en distintos emplazamientos de la ciudad -desde una ex cárcel hasta un jardín botánico-.

Desde Garage Gourmet buscamos difundir y contagiar las ganas de involucrarnos con el alimento desde un lugar más real, cocinando y disfrutando de la comida casera, rescatando procedimientos y métodos que ponen en valor lo local y lo artesanal. En su formato feria, buscamos salir del circuito y hacer foco en la apropiación de distintos espacios urbanos -tomar el Jardín Botánico o los patios de la ex cárcel de Miguelete-. Este año incursionamos en el mundo editorial con el libro CONSERVAS. Fermentados, escabeches, salsas, confituras, licores y más” con el sello Grijalbo de Penguin Random House.

OLLAS DEL MUNDO. Sábado 1 y domingo 2 de junio a partir de las 11 h en el patio de la ex cárcel Miguelete en el Espacio de Arte Contemporáneo – EAC (Arenal Grande 1930). Entrada libre y gratuita para todo público.